Ir para o conteúdo

Andre Vieira

Tela cheia

Blog

3 de Abril de 2011, 21:00 , por Desconhecido - | No one following this article yet.

Entrevista com jornalista síria sequestrada pelos “rebeldes”

21 de Agosto de 2012, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda

Fonte: Libia S.O.S., RedVoltaire

Yara Saleh, liberada demuestra que la conspiración a fracasado

Yara Saleh, prisionera de los mercenarios y traidores del Ejército «Sirio Libre»

Por: Thierry Meyssan

Periodista del canal sirio privado Al-IkhbariyaTV, Yara Saleh cayó en manos de los Contras del Ejército «Sirio Libre» (ESL) junto con tres de sus compañeros de trabajo. Los Contras la tomaron como rehén, lo cual provocó en Europa una amplia movilización a favor de su liberación en la que se exigió al presidente francés que le salvara la vida presionando a sus amigos del ESL. Liberada finalmente por sus compatriotas del ejército nacional sirio, Yara Saleh aceptó responder a las preguntas de la Red Voltaire.

Varios cientos de hombres del Ejército «Sirio Libre», miembros de diferentes grupos salafistas y takfiristas, convergieron en la localidad de Al-Tal, el pasado 20 de julio. La mayoría no eran sirios.
Algunos habitantes del lugar, partidarios de la democracia, los acogieron creyendo compartir los mismos objetivos. Los atacantes asaltaron el puesto de policía de Al-Tal y lograron hacer prisioneros a los policías, varios de los cuales resultaron heridos. Pero los atacantes sólo aceptaron llevar al hospital a los funcionarios sunnitas y no permitieron que los demás recibieran atención médica. Rápidamente, el nuevo Consejo Revolucionario de Al-Tal impuso una ley sectaria. La población huyó entonces de la localidad, empezando por los mismos que habían acogido al ESL con los brazos abiertos, cuando aún creían en las promesas occidentales.
Los atacantes tomaron como rehenes a una treintena de civiles, incluyendo a los miembros de un equipo del canal sirio Al-IkhbariyaTV que había llegado al lugar de los hechos, y se atrincheraron en la localidad. Dispersaron a los rehenes en diferentes edificios y los cambiaban de lugar diariamente.
Cuando creían que iban a lograr allí un Emirato islámico, el Consejo Revolucionario, bajo las órdenes de un desertor, fue informado de un ataque inminente del ejército nacional. En un video grabado especialmente, mostro a los periodistas y exigió el retiro de los puntos de control alrededor de Al-Tal, esperando que ello le permitiría huir de la localidad. Al no lograr sus demandas, recibió a través de un teléfono satelital la orden de desplazarse con sus hombres hacia otra localidad.
En la noche del 15 al 16 de agosto, entre 500 y 700 hombres acompañados de los rehenes que consideraron más valiosos, atravesaban la campiña en fila india cuando varias bengalas iluminaron la noche permitiendo al ejército nacional abrir fuego y poner fuera de combate a más de 200 yihadistas en unos minutos.
Yara Saleh, periodista de Al-IkhbariyaTV que llevaba 6 días secuestrada, tuvo el reflejo de tirarse al suelo para protegerse. Los demás rehenes, que seguían prisioneros en Al-Tal, fueron liberados esa misma mañana.
Les ofrecemos el testimonio de Yara Saleh, recogido sólo unas horas después de los hechos.
Thierry Meyssan: ¿Cómo fuiste secuestrada con tu equipo de televisión?
Yara Saleh: Fuimos a Al-Tal a hacer un reportaje. Yo sabía que era peligroso pero esperaba hacer algo sobre los civiles, sobre lo que estaban viviendo, lo que pensaban de los combates, cómo los tratan los grupos armados. Ya estuve antes en ese tipo de lugar muchas veces y lo que me interesa como periodista es lo que pasa con los civiles. Lo primero que noté es que no había civiles en la localidad. Sólo vi siete en la entrada. No más de siete.
Thierry Meyssan: ¿Los demás eran combatientes?
Yara Saleh: Todos los demás eran combatientes.
Thierry Meyssan: ¿Cuántos combatientes?
Yara Saleh: No sé. Cuando nos secuestraron nos llevaron a una construcción que iba a ser una escuela pero no estaba terminada y ellos la ocupaban. Eran unos 700…, 500…, 700… Pude saber que también ocupaban otros lugares.
Thierry Meyssan: ¿Eran de la ciudad o venían de afuera?
Yara Saleh: Eran de diferentes ciudades y diferentes países.
Thierry Meyssan: ¿De diferentes países?
Yara Saleh: Sí, oí hablar en libio. Oí hablar gente que nos rodeaba. Sólo vociferaban, gritaban mientras nos golpeaban. Uno de ellos, cuando nos dejaron, hablaba de sauditas que había entre ellos. Yo no lograba distinguirlos porque todos se parecían, con una barba sin bigote.
Thierry Meyssan: ¿Cómo los salafistas?
Yara Saleh: Sí, como los salafistas. Uno de ellos incluso se llamaba Salafi, y su grupo era “los Salafistas”. Todos portaban armas de fuego, kalachnikovs PKS. No conozco los nombres de las armas pero ellos me lo dijeron.
Detuvieron el auto cuando entramos en la ciudad. Trabaron las puertas. Seis o siete civiles gritaban: “¡Por favor, déjenlos irse, déjenlos!”. Le pusieron un arma en la cabeza a una mujer: “¡Basta, es asunto nuestro!” Nos llevaron con ellos. Eran 10 o 15 hombres armados. Primero nos sacaron del auto. Nos golpearon. A mí me dieron una bofetada. Yo estaba en el piso. Les amarraron las manos a mis compañeros. No me hicieron nada porque yo era una mujer sin velo, así que me encontraban asquerosa.
Nos volvieron a meter en el carro. Me pusieron la cara contra el piso, a mí, porque mis compañeros estaban en el piso del carro, entre los asientos. No sé adónde nos llevaron. Vi un edificio que no estaba terminado, con paredes, un techo pero nada más. Sin puertas ni ventanas. Nos metieron en un cuarto. Había casi cien personas con nosotros en aquel cuarto. Quizás 50… 75… no sé…
Thierry Meyssan: ¿Todos combatientes?
Yara Saleh: Sí, combatientes. Quizás 75 o 50, no sé cuántos. Pero todos golpeaban a mis compañeros, me gritaban en la cara, me escupían al rostro diciéndome groserías. “¿De dónde eres? ¿De qué religión?” Todos, lo que preguntaban era: ¿De dónde eres? ¿De qué religión? ¿Apoyas a Bachar al-Assad? ¿Apoyas al gobierno? Todas las preguntas eran sobre eso.
Thierry Meyssan: En un video que hicieron contigo después dicen que hay civiles muertos por los bombardeos del ejército.
Yara Saleh: Sí, me obligaron a decir eso.
Thierry Meyssan: También dicen que un miembro de tu equipo, al que le pidieron que hiciera un video, fue muerto por el ejército.
Yara Saleh: No. Al principio, cuando nos arrestaron y nos secuestraron, nos quitaron los teléfonos celulares, los revisaron y encontraron un video de un entrenamiento del ejército. Y nos dijeron: “Ustedes apoyan al ejército, al ejército sirio”. Y entonces se llevaron al chofer y al asistente que fue asesinado. Se los llevaron a los dos. Yo oí los disparos y entonces el chofer volvió solo. Le pregunté qué había pasado con Hatem y me dijo que ellos lo habían matado. Cuando se los llevaban, yo gritaba que me llevaran a mí y los dejaran a ellos. “Llévenme a mí, el problema es conmigo! ¡Yo soy la reportera! ¡Soy yo la que hice el reportaje!” Pero ellos dijeron que me iban a castigar, pero sola. Y se lo llevaron y lo mataron.
Thierry Meyssan: ¿Cómo te trataron a ti y a los otros miembros del equipo? ¿Cómo te trataron a ti?
Yara Saleh: Muy mal… muy mal. Siento tener que decirlo pero uno de ellos quiso violarme.
Thierry Meyssan: Pero son salafistas…
Yara Saleh: Entre ellos sí. Rezan, leen el Corán. Pero uno de ellos, que nos vigilaba para que no escapáramos, ese no rezaba solo, nada más cuando creía que el ejército estaba cerca y que iba a morir, entonces fue y rezó. Ese fue el que trató de violarme. Pero yo no lo permití.
Thierry Meyssan: En el texto que leyeron exigían que el gobierno retirara los puntos de control para que la gente pudiera regresar a la localidad.
Yara Saleh: Yo sé todo lo que exigían.
Thierry Meyssan: ¿Qué quería decir eso, en realidad?
Yara Saleh: En realidad quería decir que querían más armas, porque en un momento dado no tenían muchas armas.
Thierry Meyssan: Entonces, ¿estaban esperando otro grupo?
Yara Saleh: Sí, tenían contacto con el exterior. Tenían Internet por satélite.
Thierry Meyssan: Si tenían Internet por satélite, también tenían teléfono satelital…
Yara Saleh: Eso creo, pero no en el lugar donde nos metieron porque estuvimos en cuartos muy pequeños en varios lugares.
Thierry Meyssan: Ellos recibieron instrucciones desde el exterior, incluyendo el texto que leyeron en el video. ¿Sabes quién les daba las órdenes?
Yara Saleh: Ellos decían algo sobre “el Consejo”, pero no sé qué “Consejo” era ese.
Thierry Meyssan: ¿El Consejo?
Yara Saleh: Sí, pero de afuera. El decía: “Hablé con…”. Pero no decían los verdaderos nombres. Decían, por ejemplo, Abu Muawya, que no sé quién es. Pero en saudí dijo: “Hablé con mis amigos en Qatar y me dijeron que…” “Hablé con Turquía y me dijeron que…” Los oímos hablar por los walkies-talkies y oímos mucho nombres.
Thierry Meyssan: ¿Por qué apareciste con el velo en aquel video?
Yara Saleh: Ellos dijeron que tenía que usarlo porque eso era lo que decía el Islam… que tenía que usarlo, “¡Para cubrirte!”, me gritaron.
Thierry Meyssan: ¿Quieres decir que el programa político de esa gente es que te pongas un velo?
Yara Saleh: Lo principal que querían era que me pusiera el velo. Como dije antes, tenían un jeque y el grupo de salafistas, así que yo tenía que ponerme el velo. Incluso tenía que cubrirme los brazos porque lo que tenía puesto era la camisa que se ve en el televisor.
Thierry Meyssan: ¿Hablaste de política con ellos?
Yara Saleh: Hablé mucho con ellos, pero sólo con los combatientes normales, no con los jefes. Y no saben nada.
Thierry Meyssan: ¿Qué quieren exactamente?
Yara Saleh: Ni siquiera lo saben. Sólo piensan que basta un arma, un kalachnikov, para luchar contra el régimen.
Thierry Meyssan: Pero, ¿por qué quieren luchar contra el régimen?
Yara Saleh: Quieren morir para ir al Ganna. Quieren ir al cielo, porque si mueren se van al cielo.
Thierry Meyssan: ¿Pero por qué quieren derrocar el régimen?
Yara Saleh: Porque el líder es alauita, algunos decían eso.
Thierry Meyssan: ¿Por motivos religiosos?
Yara Saleh: Algunos decían eso. Otros decían: “Quiero luchar porque esto es la yihad y yo quiero ir al cielo”.
Thierry Meyssan: ¿Pero quién decidió que esto es la yihad?
Yara Saleh: Un jeque.
Thierry Meyssan: ¿Cuál?
Yara Saleh: No sé los nombres.
El primer día no nos dieron comida hasta la 1 o las 2 de la mañana. Fue entonces que nos trajeron comida. Era mala y yo no podía comer porque mi compañero acababa de morir y se la di a un gatito que se durmió conmigo. Tenía sed y le di agua en mi mano.
Thierry Meyssan: ¿Cómo los liberó el ejército?
Yara Saleh: Creo que el ejército interceptó sus comunicaciones porque sabía que nos iban a trasladar para otra ciudad. Teníamos que pasar por una montaña. Íbamos caminando . Habia sólo maleza, no había edificios. Caminábamos en fila india y el que estaba cerca de mí decía que si nos encontrábamos con el ejército iba a ponerme su arma en la cabeza y amenazar con matarme para que los dejaran ir y todo eso. “Sobre todo a ti porque eres una mujer y se van a preocupar por ti.” Y cuando nos llevaban, de pronto hubo una luz. Sin explosión, nada más que luz… y muchos disparos, desde la cima de la montaña hacia abajo…
Yo vi la luz y mi reflejo fue tirarme al suelo y quedarme en el suelo hasta que cesaron los disparos. Y después hubo otra luz. Pero yo ya me había movido porque había visto que los disparos venían de arriba hacia abajo, así que me moví y me puse detrás de un montículo hasta que se terminó todo. Ellos trataron de llevarme pero yo me defendí y entonces hubo otra luz y ellos se escondieron hasta que se terminó la luz y huyeron.
Yo no sabía qué había pasado con mis compañeros porque no podía verlos. Todo fue sorpresivo. Yo estaba a un lado de la fila porque iba caminando y me salí un poco de la fila. Y me pareció que los disparos venían de detrás, no de frente a ellos. Ellos estaban huyendo y yo me quedé donde estaba. Mi compañero Abdalla hizo lo mismo. Pero ellos lograron llevarse al chofer, Hassan. Yo me quedé sin moverme unos 20 minutos, hasta que terminó todo. No se oían voces. Entonces empecé a gritar, porque yo sabía que era el ejército sirio, y grité: “¡Soy de Syria News! ¡Al-IkhbariyaTV! ¡El canal sirio!”
Me contestaron: “ ¡Yara, sabíamos que estabas aquí. Lo sentimos mucho por todo este peligro pero teníamos que liberarlos! ¡Vengan!”
Y me llevaron con ellos. Y yo lloraba, al principio, y les decía que los otros se habían llevado a mis compañeros. Pero ellos me contestaron que no, que Abdallah estaba con nosotros. O sea que hicimos lo normal, Abdallah y yo, lo que teníamos que hacer. Y era lo mismo que tenía en mente el ejército. Ellos nos vieron pasar, esperaron a que estuviéramos en el medio y dispararon desde atrás, no desde el frente. Nosotros nos quedamos donde estábamos, a cubierto, en vez de retroceder, estábamos sanos y salvos. Y cuando todo terminó fuimos hacia el ejército.
Thierry Meyssan: Según fuentes militares, en ese combate hubo unos 200 combatientes muertos y los demás escaparon. ¿Correcto?
Yara Saleh: ¿Los combatientes que trataban de escapar? Eran unos 250 o 300. Pero no sé, todos los días ellos venían y decían que tenían muchos muertos. Los oí hablar de 300 o 400. No sé. Oíamos cifras, pero no de los líderes. Los líderes no hablan con nosotros. Y cada 10 minutos venía alguien y nos decía: “Los vamos a matar”, sólo eso. Cinco minutos después venía otro y nos decía: “Estamos a punto de liberarlos. No se preocupen.” O sea…
Thierry Meyssan: Una guerra de nervios…
Yara Saleh: Lo hacían constantemente. Había uno que nos decía: “Los voy a descuartizar para dar de comer a los perros.” Le pregunté a uno de ellos lo que iban a hacer si el gobierno y el ejército aceptaban todos sus exigencias y me respondió: “Mantenerte aquí para exigir más cosas.” Eso fue lo que me dijo, que iban a pedir más.
Thierry Meyssan: Ahora que estás libre, ¿sabes que en Europa mucha gente trató de ayudarlos a ustedes? Le escribieron al presidente francés Hollande diciéndole: “Sabemos que usted está en contacto que el Ejército ‘Libre Sirio’. Usted tiene que exigirles que liberen a Yara. ¿Tienes algo que decirles a todos los trataron de ayudarte haciendo lo que podían desde Europa?
Yara Saleh: Quiero decirles, muchas gracias. Finalmente, estoy libre. Por supuesto, el ejército sirio… ellos son mis héroes, pero ustedes también lo son. Muchísimas gracias. Yo sé que es gracias al apoyo de ustedes, gracias a sus plegarias, que estoy libre ahora. Gracias. Es una experiencia que no le deseo a nadie en el mundo, créanme. Fue tan difícil, extrañaba el sol, extrañaba a mis padres, extrañaba a todos. Pero finalmente estoy libre, gracias a Dios. Sobre todo las muchachas, espero que nunca tengan que vivir nada parecido.
Thierry Meyssan: Gracias, Yara.
Fuente: http://www.voltairenet.org

El corresponsal Robert Fisk observa cómo los habitantes de Alepo abrazan a sus libertadores

530989_463022437051154_1522140967_n.jpg

El famoso periodista británico Robert Fisk sumamente crítico con el gobierno sirio ha obtenido permiso para acompañar a las gloriosas tropas que están liberando Alepo de los restos de las bandas extranjeras salafo fascistas. Manda sus crónicas al diario británico Belfast Telegraph. Acompaña una patrulla de soldados en una zona hasta hace poco aterrorizada por las bandas pro OTAN. De repente salen de sus escondites donde se han resguardado para no ser asesinados, torturados, secuestrados y violados por los salafistas un grupo de habitantes civiles. Son ancianos jubilados, empresarios locales, pequeños comerciantes con sus familiares que no saben que a los soldados les acompaña un corresponsal extranjero. Se lanzan a abrazar a los valientes soldados con la emoción y agradecimiento de quién ha salvado su vida y sus pertenencias gracias a ellos. Es la evidencia de que el Ejército Árabe Sirio es un ejército popular libertador plenamente apoyado por la población civil y no una fuerza “represiva” como dicen los órganos de intoxicación. Es la clave de la inexorable victoria nacional-popular-militar de la Siria antimperialista frente a la horda neomongola salvaje anti musulmana puesta en pie por la CIA.

Fuente http://www.belfasttelegraph.co.uk

El pueblo sirio cuenta con su brazo armado, el Ejército árabe sirio en que lucha también kurdos, turcómanos, asirios y armenios.




Veja documentários sobre a guerrilha no Brasil:

16 de Agosto de 2012, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda

Veja documentários sobre a guerrilha no Brasil:

Documentário Tempo de Resistência: é o mais completo sobre a luta do povo brasileiro contra a ditadura militar.

Documentário Hércules 56: sobre o sequestro do embaixador americano

Documentário Brasil: um relatório sobre tortura: feito pelos guerrilheiros trocados pelo embaixador suiço.

Reportagem sobre a Guerrilha do Araguaia

Veja o documentário 15 filhos de guerrilheiros: Eles falam de suas vidas no meio da ditadura.

Veja o grupo da Revista Subversivos – Histórias em quadrinhos baseada na luta armada.




Brasil pode ter sido mais decisivo que EUA nos golpes latino-americanos

12 de Agosto de 2012, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda

Do Opera Mundi

O Brasil pode ter tido um papel mais importante que os EUA nas ditaduras latino-americanas, embora a articulação estreita entre Brasília e Washington para perseguir militantes de esquerda nos anos 60 e 70 seja ainda quase desconhecida para a história oficial.

A missão de desvendar os meandros dessa cooperação e o verdadeiro papel que militares e civis brasileiros desempenharam em ditaduras como as do Chile, Argentina, Paraguai, Uruguai e Bolívia caberá à recém-instaurada Comissão da Verdade, diz o pesquisador norte-americano Peter Kornbluh em entrevista ao Opera Mundi.

Segundo Kornbluh – que esteve em maio em Brasília para reunir-se com membros da Comissão –, existem papéis ultrassecretos que provam que o Brasil exportou técnicas de tortura para os países vizinhos, além de fornecer respaldo político, ajuda financeira e suporte material para ditadores militares da região.

“Nós sabemos, por exemplo, que o presidente (brasileiro Emílio Garrastazu) Médici e o presidente (dos EUA Richard) Nixon mantiveram um canal de comunicação ultrassecreto sobre a intervenção brasileira no Chile e, possivelmente, em outros países do Cone Sul no início dos anos 70”, diz Kornbluh, que é diretor dos Arquivos da Segurança Nacional. A organização de Washington, fundada em 1985, é especializada no requerimento, interpretação e publicação de documentos secretos norte-americanos liberados para consulta pública sobre os golpes na América Latina.

Documentos secretos obtidos pela organização de Kornbluh em agosto de 2009 revelam a cooperação estreita entre Nixon e Médici. Num dos memorandos revelados, o presidente norte-americano diz a seu colega brasileiro: “espero que possamos ter uma colaboração estreita, uma vez que há muitas coisas que o Brasil pode fazer, como país sul-americano, e nós, dos EUA, não podemos. A relação entre ambos era tão importante, diz a análise feita na época pela National Secutiry Archives, que ambos estabeleceram um canal privilegiado de contato, “como forma de manter a comunicação direta sem usar os canais diplomáticos formais”.

Médici tinha como canal seu assessor direto, o chanceler Gibson Barbosa, mas “para assuntos extremamente privados e delicados”, indicou o coronel Manso Netto. Do lado norte-americano, o contato era Henry Kissinger, conselheiro e confidente de Nixon. Toda a comunicação estabelecida por meio desse canal secreto permanece desconhecida.

Kornbluh começou a lidar com arquivos secretos na década de 60, quando investigou papéis do governo norte-americano sobre a crise dos mísseis em Cuba. Na época, a então União Soviética transportou para a ilha mísseis capazes de alcançar o território dos EUA em plena Guerra Fria. Kornbluh também mergulhou em arquivos do episódio que ficou conhecido como Irã Contras quando, em 1986, durante o mandato do então presidente Ronal Regan, figurões da CIA foram flagrados traficando armas para o Teerã, mesmo com o regime sob embargo. Ele publicou dois livros sobre o tema, além de um terceiro, mais tarde, sobre a ditadura no Chile, que recebeu do jornal americano Los Angeles Times a classificação de “livro do ano” de 1998.




Confirmado: la mayoría de los “rebeldes sirios” son Contras mercenarios extranjeros

9 de Agosto de 2012, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda

JPEG - 35.4 KBPor Pepe Escobar* – 02/08/12

Investigadores, periodistas independientes, observadores trabajando sobre el terreno, desde la misma Siria, confirman cada día con sus testimonios, análisis lógicos y otros materiales gráficos que los famosos «rebeldes sirios» —que tanto apoya la prensa comercial— no son más que una gran banda de Contras mercenarios fundamentalistas asesinos en su mayoría financiados por los EEUU y por algunas potencias europeas ávidas de dominación y en coordinación con las monarquías petrodólares déspotas del Golfo vasallas de Occidente, todos operando contra Siria principalmente desde territorio turco, israelí y jordano.

A principios del siglo pasado se trazó una línea en la arena de Acre a Kirkuk. Dos potencias coloniales –Gran Bretaña y Francia– se repartieron tranquilamente el Medio Oriente; todo lo que estaba al norte de la línea para Francia; el sur era de Gran Bretaña.

Muchos reveses –y tragedias concéntricas– después, una nueva línea en la arena está siendo trazada por Arabia Saudí y Catar. Entre Siria e Irak, lo quieren todo. Y hablemos de retorno de los reprimidos; ahora, como parte del compuesto OTAN-Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), están en la cama con sus antiguos amos coloniales.

Se puede observar en el video que los «rebeldes sirios», es decir los Contras mercenarios están drogados la mayor parte del tiempo, eso explica su estado de exitación extrema, en el video van a ejecutar a una familia entera que han capturado en su casa por el sólo hecho que dicha familia muy respetada en el pueblo guardaba simpatía por el gobierno del presidente Bashar Al-Assad. Este video ha sido filmado y colgado en internet por los mismos mercenarios muy orgullosos de mostrar sus acciones.

Golpe tras golpe

No importa lo que pregonen los medios militarizados de Occidente, no hay un juego final en Siria todavía. Al contrario: el juego sectario no hace másque comenzar.

Es de nuevo el Afganistán de los años 80. Las más de 100 pandillas fuertemente armadas involucradas en la guerra civil de Siria rebosan de fondos con los cuales el CCG financia sus granadas rusas propulsadas por cohetes y compradas en el mercado negro. Numerosos salafistas-yihadistas cruzan hacia Siria, no solo desde Irak, sino también de Kuwait, Argelia, Túnez y Pakistán, después de llamados embravecidos de sus imames.
Secuestros, violaciones y matanzas de civiles favorables al régimen de Asad se están convirtiendo en la ley del país.

Persiguen todavía con más ardor a los cristianos [1]. Obligan a irse a los exiliados iraquíes residentes en Damasco, especialmente los que viven en Sayyida Zainab, el vecindario de predominio chií nombrado así en honor de la nieta del Profeta Muhammad, enterrada en la hermosa mezquita local. La BBC, dicho sea en su favor, por lo menos informó al respecto [2].

Efectúan ejecuciones sumarias; el viceministro del Interior de Iraq Adnan al-Assadi dijo a AFP que los guardias fronterizos vieron que el Ejército Libre Sirio (ELS) tomó el control de un puesto de la frontera y luego «ejecutó a 22 soldados sirios ante los ojos de los soldados iraquíes».

El cruce Bab al-Hawa entre Siria y Turquía fue invadido por más de 150 muyahidines descritos como multinacionales [3], provenientes de Argelia, Egipto, Arabia Saudí, Túnez, los Emiratos Árabes Unidos, Chechenia e incluso Francia. Muchos proclamaron su fidelidad a Al Qaida en el Magreb Islámico (AQIM).

Quemaron numerosos camiones turcos. Filmaron su propio vídeo promocional. Desfilaron con su bandera de Al Qaida. Y declararon que toda la zona fronteriza era un Estado islámico.

Los Contras mercenarios extranjeros infiltrándose en Siria a través del desierto, cerca de Dara

Entrega tu tarjeta de identidad de terrorista

No hay forma de comprender la dinámica siria sin saber que la mayoría de los comandantes del ELS no son sirios, sino iraquíes suníes. El ELS solo pudo ocupar el cruce fronterizo Abu Kamal entre Siria e Irak porque toda la zona está controlada por tribus suníes visceralmente opuestas al gobierno de al-Maliki en Bagdad. El libre flujo de muyahidines, yihadistas de la línea dura y armas entre Irak y Siria ya está más que establecido.

La idea de que la Liga Árabe –comportándose como portavoz oficial de OTAN-CCG– ofrezca asilo a Bashar al-Assad podría ser tan ridícula como la de que la CIA supervise qué grupos muyahidines y yihadistas pueden acceder a las armas financiadas por Catar y los saudíes.

Al principio, puede haber sido solo un mal chiste. Después de todo, la oferta del exilio provino de exactamente los mismos paragones de la democracia, la Casa de Saud y Catar, que controlan la Liga Árabe y financian a los muyahidines y la yihad anti-Siria.

Bagdad, sin embargo, condenó públicamente la oferta del exilio. Y la secuela –de hecho el mismo día– fue digna de The Joker (sí, el enemigo de Batman): una ola de atentados anti-chiíes en Iraq, con más de 100 muertos, debidamente reivindicada por el Estado Islámico de Irak, la franquicia local de Al Qaida. Su portavoz, Abu Bakr al-Baghdadi, urgió enérgicamente a las tribus suníes de Anbar y Nineveh a que se sumen a la yihad y derroquen el gobierno «infiel» en Bagdad.

El movimiento de ida y vuelta de muyahidines y yihadistas entre Siria e Irak ha sido más que confirmado por Izzat al-Shahbandar, alto miembro del parlamento de Irak y asistente próximo del primer ministro al-Maliki.
Bagdad incluso ha actualizado listas. La frecuencia de cambio solo pudo generar más frenética neolengua orwelliana acuñada por el sitio Moon de Alabama en la web [4].

Los muyahidines y yihadistas activos en Irak ahora son «insurgentes iraquíes». Y los muyahidines y yihadistas activos de Siria siguen siendo los usuales «rebeldes sirios». Todos han sido sacados del servicio activo como «terroristas». Según esta lógica el Batman de Colorado también podría ser descrito como «insurgente».

Seguid el dinero

Tal y como aparece, los idealizados «rebeldes» sirios, más los insurgentes conocidos previamente como terroristas, no pueden vencer a los militares sirios, ni siquiera con la lluvia de dinero y armas de los saudíes y los cataríes.

Tampoco existe evidencia de que el régimen considere una retirada a las montañas alauitas del norte de Siria, como lo evoca la discusión colectiva en los blogs de política exterior. Después de todo los «rebeldes» no controlan ningún territorio.

Lo seguro es quién se beneficiará de la progresiva balcanización de Siria. A la Casa de Saud y Catar les encantaría que la guerra civil se exportara a Iraq y el Líbano; en sus cálculos extremadamente estrechos, eso podría acabar produciendo otros regímenes suníes.

Por lo tanto hay que esperar que los fondos saudíes y cataríes compren a cualquier burócrata sirio bien conectado, incluso a pesar de que la burguesía urbana suní todavía no ha abandonado el barco.

Y a medida que se extiende la guerra civil, un tsunami de armas seguirá inundando Jordania, Líbano, Irak y por supuesto Turquía, reforzando grupos guerrilleros de todo tipo, incluidos los kurdos, una faceta más de la ahora excluida neo-otomana Turquía que contempla impotente cómo se destruyen los Estados tallados en la arena por esa línea colonial de los años veinte del siglo pasado.

Estratégicamente, será siempre una guerra por encargo, esencialmente de Arabia Saudí contra Irán con el apoyo de la Casa de Saud a islamistas de todos los colores en comparación con el apoyo de Catar a «su» Hermandad Musulmana. Pero sobre todo se trata de EE.UU.-OTAN-CCG contra Irán.

Los motivos de Israel van más allá del deseo sectario saudí/catarí. El primer ministro de Israel Bibi Netanyahu acaba de desenterrar un «bushismo» calificando a Irán-Siria-Hizbulá de «eje del mal». Lo que desea a largo plazo Tel Aviv es obvio: que Washington, con o sin el gobierno de Obama, derribe ese eje.

Mientras tanto, ese objetivo a largo plazo no impide que el ministro de defensa israelí Ehud Barak enloquezca especulando respecto a una invasión de Siria basada en una hipotética transferencia de misiles antiaéreos sirios o incluso de armas químicas a Hizbulá.

Washington, por su parte, adoraría tener por lo menos un dócil gobierno suní en Damasco para acelerar el cerco de Irán sin aumentar los temores sustanciales de Israel. Mientras tanto, lo que pasa por «poder inteligente» no es más que ilusiones glorificadas. Así es como los funcionarios pro Israel de EE.UU. planean una Siria post Asad [5].

Y llega el nuevo Bane

A pesar de todos sus valores de producción, la yihad de la OTAN –en conjunto con afiliados de al Qaida y copiones– todavía no ha logrado el cambio de régimen. No habrá sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, como ya han subrayado tres veces Pekín y Moscú. Por lo tanto sigue apareciendo siempre el Plan B. Este último sale directamente del guión al estilo de Irak: Damasco atacará a los civiles con armas químicas. Duró solo unos pocos ciclos noticiosos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ya lo ha dejado claro: un cambio de régimen es un anatema, especialmente por un motivo que elude la mayoría en Occidente, los yihadistas en las puertas de Damasco significa que estarán muy cerca del Cáucaso, la posible nueva perla de un collar letal tendente a desestabilizar la Rusia musulmana.

El resultado contraproducente, mientras tanto, está listo para atacar como la Medusa. Lo que para todos los propósitos prácticos son escuadrones de la muerte muyahidines/yihadistas de la OTAN y el CCG estarán encantados de sangrar a Siria siguiendo líneas sectarias, en la arena y especialmente en áreas urbanas. Comenzó la temporada de caza, no solo de alauitas sino también de cristianos (10% de la población).

Una política exterior que privilegia a los yihadistas suníes, conocidos anteriormente como terroristas, para que creen un Estado «democrático» en Medio Oriente parece haber sido conjurada por Bane (el malo de la película en The Dark Knight Rises, el capítulo final de la trilogía de Batman). Y sí, somos sus creadores. Mientras los mejores carecen de toda convicción, y los peores están repletos de intensidad apasionada, un superhombre suní yihadista enmascarado camina hacia su nacimiento en Damasco.

*Pepe Escobar es periodista y autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su último libro es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Es también corresponsal para el diario Asia Times y analista político para the Real News.

Fonte: Voltairenet, Página 13




Manifestantes protestam em frente ao jornal paraguaio ABC

7 de Agosto de 2012, 21:00, por Desconhecido - 0sem comentários ainda
Jornal paraguaio ABC08 de agosto de 2012, 12:46Assunção, 8 ago (Prensa Latina) Manifestantes de organizações de esquerda protestaram em frente ao jornal paraguaio ABC, ao qual acusaram de golpista, durante uma recepção efetuada no lugar com motivo do aniversário desse meio de difusão.

Os manifestantes se reuniram em frente à entrada principal do jornal com cartazes e faixas que recusavam o governo do presidente Federico Franco, surgido depois da destituição do presidente constitucional Fernando Lugo, e contra o respaldo que recebe do ABC.

A informação do jornal apontou que os maiores incidentes foram enquanto eram retirados o chanceler José Fernández, o articulista Enrique Várgas, o presidente do Congresso, Jorge Oviedo; o ministro do Interior, Carmelo Caballero; e o dirigente do Partido Colorado, Horacio Cartes.

Escoltados pela polícia, Fernández e Vargas precisaram buscar refúgio em uma casa da região, enquanto Carter precisou entrar rapidamente no automóvel blindado de sua propriedade.

Segundo ABC, o chanceler Fernández foi perseguido por mais de uma quadra pelos manifestantes, quem, assim como os demais servidores públicos assediados, foi acusado de apoio a um governo qualificado de golpista.

A polícia necessitou colocar um forte cordão de agentes antimotins em frente ao prédio do jornal para evitar incidentes maiores, mas o protesto teve uma duração de mais de duas horas.

Fonte: Prensa Latina